El pulpo como producto tradicional gallego

El pulpo como producto tradicional gallego

El pulpo es un animal que vive en agua salada y, normalmente, en aguas templadas y tropicales. Son animales marinos familia de los moluscos cefalópodos. Se trata de un molusco, con una cabeza con forma ovalada, ojos grandes, branquias, cerebro, tres corazones y ocho tentáculos. Estos, a su vez, están compuestos por dos filas de ventosas.

A pesar de que su cuerpo es blando, su forma y color puede cambiar rápidamente para adaptarse a cualquier tipo de situación. Es capaz de camuflarse cambiando de color para evitar depredadores e incluso escurrirse por cualquier pequeño espacio.

Por lo general, pueden vivir una media de 6 meses hasta 5 años. Y cabe mencionar que es uno de los animales invertebrados más inteligentes.

Algunas de las características más curiosas de los pulpos son la gran cantidad de técnicas que tiene para disuadir a depredadores. Para desplazarse más rápido utiliza un mecanismo mediante el cual expulsa agua para propulsarse y avanzar a más velocidad. Además, dispone de un depósito de tinta, que utiliza para despistar a cualquier adversario y conseguir huir en caso de peligro.

Otra de sus grandes ventajas es la gran facilidad para camuflarse, como hemos dicho antes. Tiene una serie de células pigmentarias que le permiten simular los colores e, incluso, texturas de su entorno. Además de todo eso, y si todas estas técnicas fallaran, es capaz de perder cualquiera de sus ocho brazos que volverá de regenerarse. Los cuales también utiliza para reproducirse, ya que es un órgano reproductivo, introduciéndolo en la hembra para depositar los espermatozoides.

Pulpo gallego

El pulpo gallego, también llamado octopus vulgaris, es un cefalópodo que habita toda la costa gallega. Un producto referencia en la cocina gallega, y conocido a nivel nacional e internacional por su exquisito sabor.

Como no podía ser de otra manera, es uno de los protagonistas en cualquier subasta de las lonjas gallegas. Es un producto imprescindible en cada romería o feria de cualquiera de las cuatro provincias gallegas (Lugo, Pontevedra, Ourense o A Coruña).

Además de delicioso, es un producto bajo en hidratos de carbono y grasas, y una alta fuente de proteínas.

Cómo distinguir el pulpo gallego del pulpo marroquí

En España gran parte del pulpo que se consume procede de la costa de Marruecos. Sin embargo, existen grandes diferencias entre ambas especies. Entre otras cosas, estas diferencias se deben a su alimentación y a las características del entorno donde viven. A continuación, te detallamos algunas de sus principales diferencias:

  • El color: El pulpo gallego se caracteriza por tener un color más vivo y brillante. Por el contrario, el pulpo marroquí se caracteriza por tener un color más blanquecino.
  • El sabor: Si comparamos el pulpo gallego con el pulpo marroquí, el sabor también presenta grandes diferencias. Y es que el primero es mucho más sabroso que el segundo. Uno de los principales motivos es el tipo de alimentación. En la costa gallega se alimenta de todo tipo de especies, como mejillones, centollos, etc.

‘Pulpo á feira’ como plato tradicional de Galicia

A pesar de que existen múltiples recetas con pulpo, el ‘pulpo a feira’ es uno de los platos más tradicionales y exquisitos de Galicia. A continuación, te vamos a contar un poco más de historia sobre la procedencia del nombre, por qué se llama así, cómo se prepara este rico manjar, cómo se sirve y por qué. Si eres un apasionado/a de la gastronomía gallega… ¡Toma nota porque esto te interesa!

Origen del nombre de uno de los platos más tradicionales de Galicia: ‘pulpo á feira’.

Pulpo á feira significa ‘pulpo estilo feria’. Este término procede de las ferias de los maragatos. La palabra ‘maragato’ hace referencia a los pobladores de León, que volvían de tierras gallegas con pulpo seco. Una vez que llegaban a su destino, rehidrataban el pulpo con aceite de oliva, y añadiéndole un poco de pimentón. Lo que ayudaba a su perfecta conservación.

Más tarde, antes de comerlo, se le añadía pimentón, sal gorda y un chorro de aceite de oliva. Además, este plato se sirve tradicionalmente en platos de madera de pino.

Seguramente te preguntarás… ¿por qué platos de madera? Estos se empapan con el caldo de la cocción del pulpo. De forma que el pulpo mantiene su temperatura perfecta durante más tiempo y, al mismo tiempo, no se enfría tan rápido. Además, poner el caldo de la cocción del pulpo, el aceite de oliva (que se añade después de cortarlo) no es absorbido por la madera.

La venta del pulpo á feira era una profesión ambulante, y las ‘pulpeiras’ se desplazaban de pueblo en pueblo, durante las ferias, para venderlo. Además, en los platos que usaban para servir el pulpo, grababan su nombre para evitar perderlos   durante la época de trabajo. Los materiales que usaban eran bastante resistentes porque los viajes que hacían eran bastante largos y árduos.

Como no podía ser de otra manera, uno de los platos más característicos de la                   gastronomía gallega no podía faltar en Empanarte. Por eso, también puedes encontrar una de nuestras deliciosas empanadas rellenas de ‘pulpo á feira’. ¡No te lo puedes perder en tu próxima visita!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp