Comer sano como propósito de año nuevo

Comer sano como propósito de año nuevo

Comer sano es uno de los múltiples propósitos de año nuevo, junto con apuntarse al gimnasio o dejar de fumar. Pero ese ‘comer sano’ no es exactamente lo mismo para todos. Unos consideran comer sano el hecho de dejar de comer alimentos ultra-procesados, mientras que otros lo relacionan con el hecho de hacer dieta y perder unos kilos. Y es que los últimos días del año son especialmente duros en lo que a comida se refiere. Están las típicas comidas de empresa, las comidas con los amigos, las comidas con los familiares, las celebraciones de esas fechas especiales… Todo se resume a comida, comida y más comida.

A menudo descuidamos la alimentación, sobre todo en esas fechas, y consumimos alimentos poco saludables. Además de comer mucho más de lo estrictamente necesario para nuestro organismo.

Por eso, cuando llega la recta final del año nos vemos especialmente saturados y agotados, y con la esperanza de que el año siguiente comenzará mejor.

En Empanarte te recomendamos, más que hacer dieta, que cambies tus hábitos alimenticios. Esto significa apostar por consumir productos frescos y dejar a un lado los alimentos procesados.

¿Por qué? Seguramente ya sepas que los productos procesados no son nada saludables y que, incluso, pueden ser el causante de diversas enfermedades.

En este post queremos aprovechar para contarte más sobre este tema. Te daremos buenas razones para que apuestes por alimentos frescos y también te explicaremos por qué consumir alimentos procesados son perjudiciales para tu salud. ¡Toma nota!

Razones para dejar de consumir alimentos procesados

  1. Contienen infinidad de componentes adictivos.

Seguramente te haya pasado en más de una ocasión que comes algún producto, de bollería industrial por ejemplo, y cuando terminas te quedas con ganas de más. Esto se debe a que la mayoría de alimentos procesados contienen componentes adictivos que lejos de saciarnos nos hacen sentir la necesidad de seguir comiendo.

Además de esto, contienen aditivos que nos hacen liberar dopamina. Lo nos provoca una sensación placentera al consumirlos.

  • Provocan obesidad.

Los alimentos procesados y los aditivos que estos contienen están directamente relacionados con la obesidad. De hecho, los datos demuestran que en aquellos países donde más se consumen alimentos procesados, como comida rápida, existen mayores niveles de obesidad. Un claro ejemplo de ello es Estados Unidos.

  • Influyen en el estado de ánimo.

La gran cantidad de aditivos que contienen influyen en el estado de ánimo. Pueden llegar a ocasionar mal humor, problemas de memoria o depresión.

  • Ausencia de nutrientes.

Los alimentos procesados se caracterizan por la ausencia de nutrientes. No aportan nada a nuestro organismo, todo lo contrario.

  • Afectan a la flora bacteriana.

Uno de los principales motivos para evitar alimentos procesados, además de la ausencia de nutrientes y los efectos negativos para la salud, es que alteran la flora bacteriana. Pueden provocar problemas en el aparato digestivo.

  • Se consumen rápidamente.

Los alimentos procesados están pensados para consumirse rápidamente en cualquier momento y lugar. Comer rápido provoca que comamos más cantidad, ya que la sensación de saciedad se produce aproximadamente a los 20 minutos de empezar a comer.

Nuestro organismo necesita procesar los alimentos poco a poco. Lo más recomendable es comer despacio, con pausas. Comer despacio es importante y recomendable siempre, y sobre todo si queremos perder peso.

Comer despacio nos ayudará a prevenir la obesidad, además de otra serie de enfermedades como colesterol, diabetes o hipertensión.

  • Contienen conservantes.

Aunque a veces nos pueda parecer una ventaja que ciertos alimentos duren más tiempo, lo cierto es que muchos de los conservantes que incluyen pueden ser perjudiciales para la salud.

Estos son solo algunos de los principales motivos por los que te recomendamos consumir alimentos frescos. Por eso, en Empanarte apostamos por ellos.

Nuestras empanadas gallegas están elaboradas con productos frescos y de primera calidad que compramos diariamente en el mercado. Verduras, carnes, pescado y mariscos frescos. Y eso se nota en el resultado final y en el sabor de cada una de nuestras empanadas gallegas.

Consumir productos frescos tiene infinidad de beneficios, y no solo para la salud:

  • Gran aporte nutricional para nuestro organismo.
  • Sabor, apariencia y textura original.
  • Libres de conservantes y aditivos perjudiciales para la salud.
  • Contribuimos al desarrollo de la economía local.
Foto de Fondo creado por wirestock – www.freepik.es
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp